Discriminación horaria

Se debe tener en cuenta la discriminación horaria para determinar el coste de la energía de la factura.

La discriminación horaria que se aplica en tu suministro es una cuestión muy importante para determinar el coste del término de energía de la factura.

a)   Suministros en baja tensión con una potencia contratada igual o menor a 15kW

Para esta potencia existen dos opciones: la contratación de una tarifa simple (todas las horas del día tienen el mismo precio) y la contratación de una tarifa con discriminación horaria (existen dos precios diferentes en función de las horas del día).

La Tarifa con Discriminación Horaria divide el día en dos períodos: Período Punta (P1), con precio para la energía consumida más elevado, y Período Valle (P2), con un precio más económico.

Los horarios de estos períodos están regulados y cambian en función de la época del año (inviero/verano).


    
 

La contractación de la discriminación horaria está pensada para consumidores que tengan un consumo importante en el Período Valle (P2). Así, antes de contratar esta tarifa, es muy importante que tengas la certeza de que podrás realizar buena parte del consumo en el Período Valle (P2). En el caso contrario, con la contratación de la discriminación horaria se produciría un efecto contraproducente y, en vez de pagar menos, la factura eléctrica se acabaría encareciendo.

b)   Suministros en baja tensión con una potencia superior a 15 kW

Para los suministros en potencia contratada superior a 15kW, correspondientes a la tarifa de acceso 3.0, en aplicación de la normativa vigente, se usará la discriminación formada por tres períodos: el período Punta (P1), correspondiente a las horas con el precio de energía más elevado; el Período Llano (P2), con precios intermedios, i el Período Valle (P3), con los precios más bajos.