Español
Área privada Clientes
Contrata
Bassols Energía inicia la construcción de una nueva subestación eléctrica en Sant Jaume de Llierca

Bassols Energía ha iniciado los trabajos para construir una nueva subestación eléctrica de 132 / 25kV en Sant Jaume de Llierca. La nueva subestación, que supondrá un aumento en la capacidad de suministro de la zona y por extensión, de la Garrotxa, supondrá una inversión de cerca de 6 millones de euros y se prevé que entre en funcionamiento a finales de 2020.


La nueva subestación recibirá la energía de la línea de 132 kV que une Olot con Santa Llogaia d'Àlguema, la transformará mediante dos transformadores de 132 / 25kV y 40/50 MVA de potencia y la distribuirá en la red de media tensión de 25 kV, a través de cabinas de doble barra con aislamiento con gas. La instalación estará formada por un parque exterior con los equipos de alta tensión de 132 kV y por un parque interior donde se ubicarán los equipos de media tensión a 25 kV, así como las salas de control, servicios auxiliares, almacenes y salas de comunicaciones.


El director técnico de Bassols Energía, Jordi Rodà, ha destacado que la nueva subestación "se construye con el objetivo de satisfacer la demanda energética en Sant Jaume de Llierca, reforzar la red de 25kV del municipio y, por extensión, de La Garrotxa y para afrontar la futura electrificación de la economía". La construcción de la nueva subestación permitirá además a Bassols Energía "optimizar y maximizar el mercado secundario para que, en caso de un fallo en las subestaciones de Olot o de Serinyà, la nueva instalación podrá proveer energía a una parte de los suministros eléctricos conectados a estas dos subestaciones".


La subestación está ubicada dentro del área de especial protección para la avifauna. El director técnico de Bassols Energía explicó que "la subestación se ha diseñado para que sea el máximo de respetuosa con el entorno" y ha añadido que "en este sentido, se ha minimizado cualquier impacto visual con motas de terreno vegetal y taludes con plantación de árboles y plantas arbustivas en su perímetro, así como aplicará un tratamiento cromático de color oscuro a ciertos elementos, como el que ya se utiliza en diferentes zonas del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa ".


Además, la construcción de la nueva subestación conllevará la retirada de 690 metros de líneas aéreas de 25 kV, eliminando el riesgo de colisión y electrocución de las aves. Las nuevas líneas de 25 kV serán subterráneas y se conectarán a las que ya están instaladas en la zona.


Bassols Energía inició el proceso para construir esta nueva subestación hace aproximadamente dos años y, una vez superados todos los trámites, se prevé que la nueva instalación entre en funcionamiento durante el último trimestre de 2020 con una inversión prevista de cerca de 6 millones de euros.